Deshumidificador para secar la ropa


¿Cuántas veces te has planteado, a la hora de hacer la colada en casa, la idoneidad de un deshumidificador para secar la ropa? Seguro que muchas, sobre todo si vives en un ambiente húmedo y frío. La humedad, la lluvia constante y, en definitiva, las zonas de España más frías, obligan, casi siempre, a secar tus prendas dentro de casa. Para estos casos sirve el deshumidificador.
Un deshumidificador no es más que, como su propio nombre indica, un aparato de climatización que reduce notablemente la humedad ambiental. Lo que hace es filtrar el aire de una habitación y depositar el agua restante en un recipiente que, generalmente, guarda en su interior. Aunque suele utilizarse en procesos industriales, con aparatos profesionales de gran potencia, también existen los deshumidificadores en formato reducido, más propios para casa.

¿Para qué sirven los deshumidificadores?

La función de los deshunmidificadores es eliminar la humedad del ambiente. En todos los casos, elimina el exceso de este vapor de agua que se impregna en ropa, muebles y demás objetos de tu casa y que, como ya hemos dicho, se suele acumular en un espacio en concreto. De ahí que estos aparatos sean, por su capacidad de filtrar el aire, imprescindibles.
La humedad, que aumenta en épocas con baja temperatura, puede suponer un contratiempo para niños y adultos por su capacidad de generar problemas en las vías respiratorias. Por este motivo, resulta necesario encontrar una rápida solución. Y no sólo para evitar que tus muebles y ropa puedan sufrir daños, como aparición de hongos u olores, también para el cuidado de las personas.

El mejor deshumidificador para secar la ropa

Lo que ya hemos visto hasta ahora refuerza la idea de que el deshumidificador sirve, entre otras cosas, para secar la ropa. Al eliminar la humedad del cuarto donde tendemos la ropa, actúa como acelerador del secado. Y, además, lo hace de manera natural, sin variar la temperatura del cuarto y, por supuesto, sin dañar la ropa.
Ahora bien, ¿cuál es el deshumidificador ideal para ti? Ten en cuenta que no todos los deshumidificadores son de calidad garantizada, y, sobre todo, no todos están aprobados para el uso en hogares. Por eso, para poder seleccionar el aparato idóneo, deberás tener en cuenta la cantidad de humedad que hay en tu casa o lugar de trabajo.
Si actualmente vives en una casa que presenta muy pocas o escasas señales de humedad, bastará con que ordenes en páginas de calidad un deshumidificador de capacidad baja o media. No obstante, si necesitas una solución inmediata y potente, porque la humedad ya afectó de lleno a tus paredes, te recomendamos un deshumidificador de mayor capacidad.

Capacidad del deshumidificador para secar la ropa

La capacidad de estos aparatos de climatización varía mucho y se mide en litros. En el depósito que lleva dentro, el deshumidificador recoge el agua que irá recolectando del espacio en el que lo ubiques, ya sea tu cuarto o un espacio concreto para tender la ropa. Por este motivo resulta imprescindible que tengas en mente el nivel de humedad que hay en tu casa y cuánto recogerá en litros tu aparato.
Reducir la humedad que hay en tu casa puede parecer una tarea complicada, sobre todo después de ver los daños que generó en tus paredes, techo o, incluso, ropa. Pero, al final del proceso, merecerá la pena. El deshumidificador cuida tu salud y la de tu familia, y evitará todos los problemas que te hemos comentado hasta ahora.

Ventajas de usar un deshumidificador para secar la ropa

Usar un deshumidificador para secar la ropa tiene infinitas ventajas. Algunas de ellas son:
• Uso sencillo: usar un aparato de climatización de estas características es verdaderamente sencillo. Tan solo tendremos que cambiar el depósito del agua cuando veamos que ha recogido bastante líquido. Además, suelen venir con ruedas para facilitar su desplazamiento.

• Protege tu ropa: como ya hemos explicado en este artículo, el deshumidificador protege tu ropa porque no influye en la temperatura de la habitación. Esto es, el aparato cuida tu ropa porque impide que la humedad y, por tanto, el polen y el polvo, vaya a parar al tejido principal.

Más higiene: este punto es una extensión del anterior. El moho y los gérmenes sobreviven en ambientes húmedos, por lo que el deshumidificador es tu mejor aliado a la hora de evitar que estos microorganismos se peguen a la ropa. Este aparato consigue un resultado más saludable para las personas con alergias.

• Ahorro de energía: los deshumidificadores suelen ser más eficientes que las secadoras. Piensa en la cantidad de energía que necesita una secadora para realizar su labor, y lo poco que necesita un deshumidificador para llevar a cabo su propósito. Así conseguirás un resultado más barato y mejor para el medioambiente.

• Dos usos en uno: llevarás el ahorro al máximo nivel si, además, utilizas el deshumidificador para eliminar la humedad de una habitación en concreto. Con el deshumidificador tienes dos usos en uno, porque eliminas la humedad del cuarto en el que lo sitúes y, además, facilitas el secado de tu ropa.

• Todo tipo de ropa: aprovecha y tiende en un cuarto todas las prendas que no puedes introducir en la secadora. El deshumidificador no estropea tu ropa, así que podrás aprovechar y secar esas prendas más delicadas con la ayuda del deshumidificador en tu cuarto de secado.

Puede que te parezca que un deshumidificador es un producto de lujo, pero no lo es. Por su precio, tienes más de un uso y cientos de ventajas. Sobre todo, si eres alérgico. Ten en cuenta que un aparato de estas características ayuda, y en gran medida, a reducir los síntomas de este tipo de reacciones del sistema inmunitario y, además, mejora la calidad de vida de los asmáticos.


Se ha demostrado, además, que un exceso de humedad en el ambiente no es beneficioso para las personas con enfermedades óseas, como reuma, artritis y otras dolencias de huesos. Por eso, un deshumidificador puede contribuir a mejorar el estado de estas personas. Al menos, a no agravar los casos de los pacientes que ya sufren con estos problemas.
Por último, el deshumidificador es idóneo para las paredes. No lo hemos comentado, pero la humedad corroe la pintura y, en muchos casos, el propio ladrillo. De ahí que un aparato de climatización pueda prevenir, por su capacidad de controlar la condensación del agua en las paredes, la corrosión de tu casa si vives en un ambiente húmedo y frío.

Alternativas de secado a un deshumidificador

Por supuesto, existen alternativas de secado. No obstante, no todas esas otras formas de secar la ropa son tan eficientes y tan ventajosas como la del deshumidificador. Aquí explicamos cuáles son y sus desventajas:
• Secadora: es cierto que la secadora deja tu ropa totalmente seca en cuestión de minutos, pero sus resultados no son tan ventajosos como los del deshumidificador. Esto es así porque la secadora, por su potencia de secado, acaba encogiendo tu ropa y prendas favoritas. El deshumidificador, en cambio, actúa más bien por la vía negativa: evitando que la humedad vaya a parar a la ropa. El proceso del deshumidificador es bastante más natural.

• Centrifugado: el centrifugado en la lavadora reduce la cantidad de humedad de la ropa y favorece su secado. Su problema, no obstante, es casi el mismo que el que tiene una secadora: las prendas delicadas. No se aconseja aumentar el nivel de centrifugado cuando introducimos ropa sensible. Por eso es mejor la alternativa del deshumidificador, que no encoge ni daña tus mejores prendas.

Radiador: tender la ropa en el radiador es un recurso muy frecuente en los hogares españoles, pero tiene sus desventajas. Poner tus prendas más delicadas justo encima, con temperaturas muy altas, puede dañar la ropa e, incluso, provocar un incendio si el radiador es de gas o eléctrico. Por eso conviene reducir este emisor térmico a su función: calentar la casa.

Conviene tener en cuenta que estas alternativas de secado gastan más energía y, en muchos casos, acaban encogiendo la ropa y dañando tus prendas más sensibles. De ahí que exista el deshumidificador, que funciona de manera indirecta respetando tu habitación y tu ropa tendida.

Consejos para secar la ropa con el deshumidificador

Es imprescindible que coloques tu deshumidificador en un cuarto que respete su capacidad en litros. Esto quiere decir que lo situemos en una habitación pequeña, si el deshumidificador es reducido en tamaño, y que lo situemos en una habitación más grande si el aparato es mayor en tamaño y potencia. Tendrá que ser así porque los deshumidificadores están fabricados para funcionar en áreas mayores o inferiores en función de su capacidad.
Otro consejo es que cierres las puertas y las ventanas para evitar que tu aparato de climatización trabaje de más. Así, solo actuará filtrando el aire disponible en la habitación, y tus prendas se secarán más rápido. ¡Ya verás como acabas ahorrando en la factura de la luz y su uso te beneficia en más de un sentido!

CONTACTO

¿Alguna duda? Mándanos un email y nos pondremos en contacto lo antes posible. ¡Muchas Gracias!

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?